LA ELEGANCIA DEL PINGÜINO: Azul Monocromático

domingo, 22 de febrero de 2009

Azul Monocromático



En EL PAÍS de hoy viene una curiosa noticia acerca de una niña pintora de 2 años, Aelita Andre, cuya madre, espabilada ella, enseñó sus cuadros al director comercial de la galería Brunswick Street de Melbourne, haciéndolos pasar por la novedosa obra de una anónima artista. La impresión que causaron en el experto en arte fue de tal calibre, que no dudó en preparar una exposición para dar a conocer en sociedad a tan sobresaliente pintora. Cuando poco después la madre reconoció la simpática bromilla, el director comercial decidió seguir adelante con el proyecto, no sabemos si por convicción o por vergüenza. Actualmente, estando ya en preparación dicha exposición individual, sus lienzos se venden incluso por 2000 euros. La futura Picasso.

La conclusión que uno saca al conocer esta noticia (obviando el hecho evidente de que parece bastante turbio todo este asunto), es que el Arte actual es un cachondeo. Este caso recuerda bastante a aquél en el que un indivíduo tuvo la brillante idea de colar un cuadro en medio de una exposición del Guggenheim de Bilbao, y los críticos se maravillaron ante tal obra maestra. Qué sentimiento, qué poder visual, qué fuerza, qué...MIERDA. Eso es el Arte actual: una mierda como la catedral de León, y este tipo de sucesos son los que mejor lo demuestran. Porque no nos engañemos, si ya es bastante discutible el propio concepto de "arte", más aún lo es el querer incluir en dicha idea cualquier cosa rara que se haga. Decía Woody Allen que siempre encontraremos a alguien que considere arte a un tío vomitando en un escenario. Cuánta razón...

Todo esto me recuerda que la semana pasada estuve en la exposición de Francis Bacon en el Museo del Prado (también en la de STAR WARS, pero eso es otra historia). Dicha exposición constaba de tres salones, aunque yo no pasé del segundo. Y que no me mal interprete nadie, a mí me gusta mucho al arte, pero por eso precisamente decidí no perder más tiempo con el amigo panceta y entrar a ver los cuadros permanentes del museo. Eso sí, reconozco que me gustó la revisión del retrato de Velázquez de Inocencia X, ése en el que sale un papa como en una silla eléctrica. Es el típico cuadro que George W. Bush tendría en su rancho de Texas. Pero lo demás me pareció horrible: vísceras, penes y poco más. El folleto del museo decía de Bacon que “es el pintor del hombre del siglo XX, de su fragilidad y violencia, del sexo invasor y la futilidad de la vida, abriendo caminos expresivos nuevos, pocas veces seguidos por los artistas del pasado que tanto admiró”. Pues visto lo visto, por mí que hubiera dejado cerrados esos caminos que no nos perderíamos nada.

Pero bueno, está claro que mi problema es que no tengo la mente suficientemente abierta para apreciar el verdadero sentido y profundidad del arte actual. Cuando en el MOMA de Nueva York tuve la ¿suerte? de ver un cuadro títulado Azul Monocromático, debería haberme maravillado ante tamaña revolución del arte, y no haberme quedado (como hice) con el mero hecho de que era un simple cuadro azul. Lo mismo digo de aquél cuadro blanco, que según la audio-guía reflejaba el sufrimiento de los esclavos negros en los campos de algodón. Era evidente, pero yo soy tan banal que no supe apreciar ese alegato contra la libertad…

Y es que en esto del arte, como en todo, depende siempre del prisma con el que se mire. Lo que para unos es una obra maestra, para otros puede ser una caca de la vaca. Es como cuando después de ver Mullholand Drive de David Lynch, (y haberte quedado con cara de tonto por perder dos horas de tu vida viendo una película que no has entendido), escuchas a los críticos del Fotogramas decir que es la película del año. Son momentos en los que te planteas en qué mundo vives, y si no ven los demás lo mismo que estás viendo tú. La respuesta es no. Porque el mundo, a diferencia del cuadro, no es monocromático.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Estoy absolutamente de acuerdo con tu articulo, y creo que tus palabras han sido muy valientes. hoy dia o "entras" a valorar positivamente lo que "alguien" ha decidido catalogar como "Arte" o te tachan de analfabeto, pero estoy de acuerdo contigo en que existen verdaderas aberraciones en esto que llaman Arte Moderno.

En cuanto al caso de Aelita, yo trabajo en un Centro Infantil con
niños y niñas de 0 a 3 años y todos los años hacemos una exposicion colectiva de los lienzos que pintan los niños, TODOS (0 a 3 años). Son preciosos y siempre bromeamos con los padres con la posibilidad de ponerles precio en la exposicion que hacemos. Creo que el caso de Aelita es el de una niña como otra cualquiera a la que le han ofrecido los recursos necesarios y la libertad de utilizarlos, como hacemos siempre aqui. Esos padres deberian dejarla ser niña, que es lo que es y dejarla que siga pintando si es lo que ella quiere, pero dejarse de hacer negocio con una niña de su edad.
Os invitamos a que vengais a ver nuestras exposiciones, tambien tenemos verdaderas obras de arte, pero no las vendemos, solo las exponemos.
Un abrazo a todos.

THE TEACHER dijo...

Se ve que viajas mucho eh!!! Nueva York, Londres, Madrid....
Nunca lleves calzado nuevo, que luego sufres las consecuencias.
¿Qué es el arte? Morirse de frío.
Mujajaja