LA ELEGANCIA DEL PINGÜINO: Una línea roja en el horizonte

miércoles, 4 de marzo de 2009

Una línea roja en el horizonte

Hay quien se sorprende cuando digo que la música me evoca colores; pero es que yo soy así, profundo. Por poner unos ejemplos ilustrativos: Sunday Bloody Sunday me evoca el rojo (evidente), Join me in Death el azul, The House of the rising Sun el amarillo, y cualquier canción de El Canto del Loco el color caca.

Pues bien, en mi particular mundo de colorido musical, apareció el año pasado una nueva artista que me facilita el asunto ya con su propio nombre: Russian Red (Lourdes Hernández es su verdadero nombre). Te evoque su música el rojo, el verde o el lila, este portento musical está llamado a marcar una época en nuestra música. En los recientes grammys españoles (los Premios de la Música), estaba nominada en varias candidaturas aunque afortunadamente no ganó en ninguna. Lo preocupante, dado el historial de estos premios, hubiera sido que ganara alguno.

Los que piensen que la música está muerta que escuchen a Russian red. Cambiarán de opinión.


Hablando de música, no podemos pasar por alto el acontecimiento del año: U2 publica (esta semana) nuevo disco: No line on the Horizon.

Recuerdo con especial viveza una Nochevieja en casa de mis tíos, en donde mi primo Pablo, que aún no tenía edad para salir de foryú, tuvo que quedarse en casa después de las uvas y nos puso un concierto de U2 que estaban retrasmitiendo por la tele. Pablo, que hacía poco había presenciado un show de los irlandeses en Oviedo, nos narró uno por uno los pasos de Bono y compañía: "ahora salen de un limón gigante, ahora llaman a un hotel, ahora se ilumina todo el escenario y no se ve nada...". Esa Nochevieja empezó mi fascinación por U2, la cual, se podría decir, alcanzó su culmen en el concierto de 2005 en el Calderón (Grande Baloo, al que se le ocurrió pillar las entradas en Tipo Gijón adelantándonos a todos los de la capital...MUAJAJAJAJA).



Sin embargo, el lanzamiento de este nuevo disco no ha sido del todo como yo esperaba: el primer single, Get On Your Boots, no acaba de convencerme; y no digo que sea una canción mala (siendo U2 nunca me atrevería), simplemente me parece un tema más, corrientuco, pero a gran distancia de los típicos pepinos que los irlandeses acostumbran como primer single de sus discos (Beatiful Day, Vertigo, Discotheque, ...). No obstante, he leído por ahí a críticos que dicen que este disco es el mejor que publica la banda desde el (glorioso) Achtung Baby de 1991. La verdad, me parece difícil, ya que el pabellón está muy alto, y además, este tipo de frases parecen las típicas coletillas que acompañan en prensa a todo grupo de glorioso pasado (véase Depeche Mode con Violator, OASIS con (What´s the story) Morning Glory?, MetallicA y su Black Allbum, ...).

Habrá que escuchar a fondo el disco para poder emitir una opinión. De todos modos, si hay una banda en el mundo que merece una oportunidad, ésa es U2. Una oportunidad, o 2, o 3 o ¡¡¡14!!!



3 comentarios:

THE TEACHER dijo...

Excepcional artículo, aunque discrepo sobre alguna cosilla.
Me parece raro para ti que emplando la palabra música no acompañase a ésta el nombre de tu amigo Bumbury.
Me encantó el CD que me regalaste, es bueno bueno, aunque debe estar mal grabado porque se escucha un poco mal, es decir, no se oye na.

isaac dijo...

música? Bumbury? uf uf... anda que no se me ocurren maldades... pero, a pesar de las horas que son... seré bueno...

Pingüino, un enlace que, quizás, te guste:
http://infinita-mente.blogspot.com/2009/03/sentimientos-concretos.html

Saludos

P.D..... ¿por qué no quitas eso de la verificación de la palabra en los comentarios? ¿tienes miedo de que se te pongan a hacer comentarios ovnis que no saben teclear?????????

Papa Pingüino dijo...

Queridos fans, lo primero que tengo que deciros es que BuNbury se escribe con "n". No es cosa mía, que se lo digan a Oscar Wilde...

Que sepáis que tengo argumentos suficientes para defender a Bunburro en cualquier tipo de cudrilatero dialéctico, pero no lo haré, de momento ya se apaña él solito.

Por cierto, antes o después escribiré una reseña en su honor. De momento, ya tengo el título: El Hombre Delgado Que No Plageará Jamás.¡¡¡¡UOOOOOOOO!!!!

Isaac, interesante reflexión la del blog que me señalas, habrá que seguirle la pista...