LA ELEGANCIA DEL PINGÜINO: El Poder del Perro

jueves, 29 de abril de 2010

El Poder del Perro



El Poder del Perro, de Don Winslow, es una de las mejores novelas que he leído en mucho tiempo. Posiblemente en años. Es perfecta. Un tochaco de 700 y pico páginas en donde no sobra nada, ni una coma. Directa como una bala, cruda, violenta, de ritmo vertiginoso y trama subyugante, es de esas obras que te hace recordar por qué tienes esa extraña y contraproducente (económicamente hablando) costumbre de dejarte medio sueldo en libros.

La historia está tejida en base a varios hilos argumentales que se entremezclan y acaban convergiendo en un final perfecto. Todo ello crea un fiel y espantoso mosaico de lo que ha sido el narcotráfico entre EE.UU y México en las tres últimas décadas del siglo XX, anticomunismo y las FARC incluidas. Aquí no se salva nadie.

Si bien reconozco que me encanta la novela negra, nunca me había atraído especialmente ese subgenero tan de moda entre la gente "guay" como es el de la mafia. Ya se sabe, El Padrino, El Precio del Poder y todas esas pelis y libros de malos molones. Sin embargo, después de leer la obra de Winslow, voy a tener que replantearme el asunto. Tal impacto es el que me ha creado que ahora voy por la calle y cuando veo al típico malote perdona-vidas me digo "no serías tan chulito si tuvieses a los hermanos Barrera delante...".

En definitiva, que El Poder del Perro es una novela única, tanto por su calidad literaria como por su crudeza argumental. Lo que cuenta, aunque barnizado por la ficción, es espeluznantemente cierto, lo que hace de ésta una obra desoladora. En el prólogo se dice algo así como que pensar que el 20% de lo que se nos cuenta puede ser verdad, es horrible, pero que saber que el 90% es cierto, resulta insoportable. Pues eso es El Poder del Perro: insoportablemente impresncindible.

11 comentarios:

Adam dijo...

Joder Mr Penguin , me apetece aprender a leer!!

Papá Pingüino dijo...

No te arrepentirías, Adanuchi.

Isaac dijo...

Un libro cojonudo... Podría usar otro adjetivo menos bestia, pero es que verás, acabo de terminar "El poder del perro" y claro... ¿qué quieres que te diga?, es cojonudo y punto.

Papá Pingüino dijo...

Pues tengo que darte una mala noticia, Isaac. Ahora pasarás por una crisis lectora. Es lo que pasa cuando te lees un libro tan bueno. Buscas algo parecido, que trate de lo mismo o que tenga un estilo similar, pero solo conseguirás desesperarte y al final, tendrás que tomarte un tiempo de descanso. Yo he tenido que recurrir a hornby, antítesis de Don Winslow, para superarlo.

Isaac dijo...

Lo sé Papá Pingüino, lo sé... mi vida literaria después de la familia Barrera es una mierda... Me he recluido en la antigua Roma, siglo III a.C., pero... extrañamente... echo en falta un AK-47, una 22, algo de heroina... cocaina... joder... A ver si aparece Aníbal y se carga a diez o doce mil romanos... joder...

akasha dijo...

q bien escribes litle brother, toy por replanteame yo tb el asunto. alen vampiros??;)

Papá Pingüino dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Papá Pingüino dijo...

¡¡Gracias Big Sister!!
En cierta manera, si que salen vampiros...;)

Pequeño calamar dijo...

Pues yo también lo leí, pero como ya sabrá Papa Pingüino mis métodos a veces me imposibilitan conocer más allá del 60% de la historia. De todos modos entiendo su éxito. Por cierto, acaba de salir un libro muy interesante que está en la mesa de novedades al lado de la caja. Se llama "Tocar los libros", con anécdotas sobre autores y prácticas pseudofetichistas librescas.

Papá Pingüino dijo...

Eso tiene buena pinta...me lo apunto Pequeño Calamar ;)
Todos los métodos de lectura son respetables, pero el día que te leas los libros como el resto de los seres humanos quizás te lleves una sorpresa. Igual hasta te gusta Nora Roberts...¡¡quién sabe!!
Por cierto, pásame tu bloggggggggg

Pequeño calamar dijo...

Mauricio Wiesenthal dice que un libro sólo existe verdaderamente cuando ha sido bien leído. Pero claro, antes tiene que haber un libro que necesites realmente. Luego está la labor como librero, que es diferente. Yo ahora ando por esos mundos de dios con Plutarco -se merece una buena lectura- y utilizando la "técnica" con alguna que otra novedad. Y Nora Roberts... ¡bah! Donde esté la Pilcher... ;)