LA ELEGANCIA DEL PINGÜINO: Pingüin Gump

sábado, 12 de diciembre de 2009

Pingüin Gump

Me ha dado por correr -como Forrest Gump pero sin decir continuamente “Buba”-. Ya sé que correr es de cobardes, pero también de delgados, que es lo más importante.

De momento no es que me mate precisamente: 3 o 4 días a la semana, y listo; pero eso sí, equipado del Decathlon, que no se diga. Tengo pendiente comprarme unos auriculares nuevos, porque por una extraña razón que no acabo de dislumbrar, cada vez que sobrepasan el mes de vida uno de ellos decide dejar de funcionar, y sinceramente, hay pocas cosas más insoportables que escuchar música por un oído nada más. Es verdad que la humanidad ha ideado grandes trucos para solventar el problema (véase apretar manualmente la clavija, estirar el cable de los auriculares o mantener en alto los mismos) pero un profesional que se precie no puede perder el estilo de esa manera.

Lo dicho, que he hecho del “running” mi actividad física casi diaria y mi momento predilecto de evasión mental (con permiso de cuando voy al baño, por supuesto). Eso sí, al comenzar a correr nadie me dijo que se trataba de un deporte de alto riesgo. En las dos primeras semanas de entreno mi cuerpo sufrió un ataque sin piedad que afortunadamente pudo ser contrarrestado por mi espectacular anatomía hercúlea. Al primer incidente de gravedad, como fue el incómodo escozor que me provocaba el rozar de mis propias piernas al correr (y que pudo ser rápida y eficazmente combatido por los viriles métodos de utilizar una malla ajustada y untarme la entrepierna con vaselina), le siguieron las no menos peligrosas colisiones que varias partes de mi cuerpo sufrieron contra elementos extraños del paisaje: la primera fue la de mi mano contra una barandilla de la playa, percance ante el cual yo seguí corriendo, por dignidad, aunque con la zarpa más floja que la picha de un muerto; la segunda fue la de mi codo contra un muro, engendro éste de ladrillo y argamasa que con nocturnidad y alevosía decidió hacer acto de presencia en un espacio destinado en un principio solo para mi cuerpo. A posteriori, y analizados en profundidad ambos sucesos, he concluido que la única razón posible que los explica es mi supersónica velocidad. La potencia sin control no sirve de nada.

Respecto al recorrido, intento hacer diferentes rutas semi-urbanas que me entretengan, aunque reconozco que lo que más me gusta es correr por donde haya gente. Y no para sentirme acompañado, nada más lejos de mis necesidades. Me gusta ver gente para picarme: soy un pingüino competitivo. Mi especialidad son los viejos y los que ya están acabando su entreno. Los adelanto a una velocidad de vértigo, ¡ZAS! sin piedad. Luego si me desfondo cambio de ruta, no sea que me vean.

De momento, y superados los incovenientes iniciales, voy poco a poco pillando la forma. Ahora en Diciembre llega la San Silvestre. Que se preparen.

10 comentarios:

Shemayt dijo...

A mí me pasa lo mismo con los auriculares!!! Con lo de correr no, si no llevo un pitbull rabioso detrás parece que no le veo sentido.
PD: Lo de la vaselina me ha llegado al alma.

Toni dijo...

Bueno,bueno,bueno...ahora sí que la has armado Papá Pingüino...Vayamos por partes:
Lo primero felicitarte por superar las 10.000 visitas pingüinas (con la cantidad de blogs que hay hoy día en la red, ésto no es "pecata minuta"). Lo segundo explicarte que hace mucho que no te hago comentario alguno,pero no por abandono (ya no puedo vivir sin las desventuras de Zaca...a ver cuando se folla al pibón...con perdón).El tema es que desde hace algún tiempo no tengo idem ni para arrascarme el culo(aprovecho ahora mismo para hacerlo con tu permiso, pero solo porque hoy es sábado).
Y por último (¿3º?), voy a hablarte del noble arte de poner un pie delante del otro más rápido de lo normal...ahhhh,sí amigo mío correr...soy un experto(de 4ª fila,es verdad,lo reconozco)y te voy a dar unos consejos,¡sin cobrarte por ello!Lo sé,lo sé quizas no los quieras...pero me da igual yo te los voy a dar:
1º: No le hagas caso al marido de tu compañera de trabajo...ese hombre llamado Miguel-in esta poseído por el demonio del: "olor de los playeros sudados"(se te mete en la cabeza y estás perdido:no pararás de correr carreras populares hasta reventar).
2º: Fisga todo lo que puedas en el foro: CORRERASTURIAS.COM...eso sí, algo muy importante,no te hagas miembro(es una secta peligrosa).Tú entra a leer lo que escribe la peña,pero siempre oculto...en la sombra...como un ninja...como yo.
3º: El más importante de todos los consejos que te puedo dar: si el marido de otra compañera llamado Toni te escribe dándote consejos, no le hagas ni caso...no te puedes fiar de un tipo que va a las carreras y se pone la vaselina en los pezones...

Papá Pingüino dijo...

JAJAJA!

Gracias por las felicitaciones. Sigo pensando que la mitad de las visitas son mías, pero el mega club de fans que me he creado yo mismo en el Facebook también ha contribuído.

Ya tenía entendido que estabes hechu un "corredor". Yo de momento no paso de aficionado voluntarioso. Gracias por la info facilitada, pero me da miedo profundizar en el tema, no vaya a aficionarme en exceso y acabe delgadu como un etíope (no tendré esa suerte...). De todos modos visitaré esa página, sin duda.

Por cierto, ya es tarde. He hablado con Miguel y me ha metido el gusanillo en el cuerpo. El del "running" (en cuestión de tiempo Marathon al canto) y el del "shopping runero". Sin una equipación de élite no eres nadie.

Nos vemos en la San Silvestre. Busca un Pingüino con mallas, una cinta en el pelo y olor a vaselina ;).

Papá Pingüino dijo...

Se me olvidaba: las nuevas aventuras de Zaca están al caer (me da un poco de pereza, lo reconozco). Estoy tejiendo una trama a la altura de David Lynch.

¿Qué le ha pasado a Belarmino Arnau?

shantaram dijo...

todo un corredor nato... tengo entendido que hasta una persona con bastante sobrepeso y que llevaba años sin correr aguantote el ritmo 50 minutos...

Anónimo dijo...

PINGÜINO:
Tú aportas al runnig el toque literario, como Murakami en WHAT I TALK ABOUT WHEN I TALK ABOUT RUNNING "no te juntes" con gentuza como Miguel-In y Toni, por lo menos hasta que pase la campaña de Navidad(por aquello de tu tendencia natural a ya sabes que)Son una secta ¡¡¡DEJAIME AL GUAJE TRANQUILU!!!

Papá Pingüino dijo...

Estimado Shantaram, aquél día mantuve el ritmo por fraternidad. :) El próximo día tiro a piñón (a no ser que vea que vás muy fuerte, que entonces disimularé y diré que me duele una pierna...)

AnónimA, ya es tarde. El mal está hecho. Pero creo que mi truco de salir a correr con casco, aunque bastante controvertido socialmente, puede evitarme los típicos percances que yo ya sé ;)

Anónimo dijo...

oye pingüino que pones la musica de carros de fuego pa ir a velocidad supersonica???? porque vaya vaya,ahora solo falta que subas un video para ver tu estilo.

Papá Pingüino dijo...

Ya me intenataron grabar un vídeo corriendo, pero mi velocidad era tal que resultó imposible enfocarme con el objetivo.
Es lo que tiene ser un super pingüino...

Anónimo dijo...

jajajajaja, ye lo q tien tener unes ales inservibles...q hay q correr!!! juasssssss :P