LA ELEGANCIA DEL PINGÜINO: Pingüiteca 2011

miércoles, 21 de diciembre de 2011

Pingüiteca 2011

Siguiendo la línea iniciada por Pinord (bajo la sombra inspiradora de Nick Hornby), este año haré un compendio de los mejores libros que he leído.

Con el tiempo he ido aprendiendo a ser selectivo con mis lecturas, y pese a que es sumamente difícil no tragarse algún truño de vez en cuando, mis costumbres lectoras han evolucionado (afortunadamente para mi cerebro). Antes, sentía una especie de obligación moral que me empujaba a acabar un libro si había superado, independientemente del grosor, sus cien primeras páginas. Ahora, siguiendo la línea de pensamiento de mi primo Pablo, le doy 20 páginas de prueba y si no me ha convencido lo tiro por la ventana (metafóricamente hablando). Por supuesto, hay lecturas maravillosas que no arrancan hasta pasado un buen trecho, incluso algunas terriblemente tediosas pero que al final, una vez concluidas, te dejan un buen sabor de boca. Pero qué queréis, “tempus fugit” que dirían los romanos. Así que aplico sin remordimientos un Darwinismo feroz. Solo quedan los más fuertes.

De esta manera, en primer lugar tendría que acordarme de todas esas novelas que he empezado y que por diferentes motivos han ido quedando en la cuneta. Son unas cuantas, y de entre todas ellas sobresale, quizás por las expectativas levantadas, “Libertad” de Jonathan Franzen. Que la crítica especializada la tildase de “novela de la década” debería de haberme frenado a tiempo, pero mi espíritu masoquista me empuja con frecuencia a comportamientos suicidas. Reconozco que no llegué a las susodichas 20 páginas. Y que conste que no dudo de su valía literaria (lo que quiera que signifique éso), pero no necesito leerme un tocho de 1000 páginas para llegar a la conclusión de que la sociedad norteamericana apesta. Menuda sorpresa.

De entre las grandes decepciones del año señalaría sobremanera a Don Winslow. Conocida es mi admiración por esa obra maestra titulada “El Poder del Perro” (y en menor medida por el adictivo thriller “El invierno de Frankie Machine”). Sin embargo, ni “Muerte y Vida de Bobby Z” ni “Salvajes” están a la altura. Ambas se leen del tirón (es lo mínimo que se les puede pedir), pero, sobre todo la primera, es una especie de raod movie (o cómo se llame su equivalente literario) por momentos más cercana a un capítulo de McGiver que a una buena novela criminal. Don Winslow, cuyo estilo fresco y directo recuerda al James Ellroy más inspirado, se mueve entre los entresijos de los mafiosos y de la DEA con soltura pero patina en las partes puramente de acción. Si bien “Salvajes” está muy por encima de “Muerte y Vida de Bobby Z”, creo que su principal defecto es el hecho de ser una versión menor (paradógimante posterior) a “El poder del perro”, con lo que la disfrutarán mucho más los advenedizos del autor que aquellos que nos flipamos con las desventuras de Art Keller. Que las cinco novelas que he leído del autor tengan (a grandes rasgos) el mismo final, tampoco dice mucho a su favor. El problema principal de Don Winslow es el mismo que el de los grandes músicos que han compuesto obras magníficas: el listón está tan alto que es inevitable una comparación de la que siempre saldrán perdiendo.

En el apartado de sorpresas ocuparía un lugar destacado “El adversario” de Emmanuel Carrere (novela que me acabo de leer y que me ha dejado sinceramente impactado), la historia de la psique enferma de un hombre ordinario; “Pic-nic en Hanging Rock” de Joan Lindsey, una pequeña y perturbadora joya, cruce entre David Lynch, “Rebecca” y “Otra Vuelta de Tuerca”; y "El asiento del conductor" de Muriel Sparks, casi tan desconcertante como la anterior, de esas lecturas que te siguen mucho después de cerrar el libro.

En lo que se refiere a novela negra, que en mi caso suele ser el género más leído del año, destaco cinco clásicos maravillosos que no caeré en el error de comentar (puesto que ya se ha dicho y escrito todo sobre ellos, y mucho mejor de lo que yo pudiese exponer aquí): “Cosecha Roja” de Dashiel Hammet, “La Huída” de Jim Thompson, “L.A. Confidential” de James Ellroy, "Asesinato en el orient Express" de Agatha Christie, y “Fábrica de Animales” de Edward Bunker. Además, no puedo olvidarme de una galerada que tuve la suerte de leer hace un par de meses y que se publicará en marzo: “En la boca del lobo” de William Rempel, la narración novelada (desde el punto de vista de Jorge Salcedo, jefe de seguridad del cartel de Medellín) de la caída del imperio de la droga colombiano de los hermanos Orejuela. Brutal.

Respecto a mi lado friki, los laureles se los llevan “Tormenta de Espadas” de George R.R. Martin y “El Temor de un hombre sabio” de Patrick Rothfuss. Sí, ya sé que ahora está de moda hablar de la obra de Martin, y me alegro, porque la serie de la HBO es cojonuda, pero pese a lo que mucha gente piensa (he leído por algún foro que dentro de 10 años nadie se acordará de estos libros), su primera entrega, “Juego de Tronos”,  fue publicada allá por 1998, así que parece que la saga tiene cuerda para rato. Yo me acerqué a ella el verano en el que Martin vino a la Semana Negra (sí, el mismo festival de fritangas y caballitos al que nuestra querida alcaldesa ha dado matarile), y desde entonces me leo un volumen por año. Para no cansar. Respecto a la continuación de la memorable "El nombre del viento" (versión adulta y épica de Harry Potter), decir que en líneas generales mantiene el nivel de su predecesora, si bien por momentos el exceso de páginas juega en su contra. Con 200 páginas menos "El temor de un hombre sabio" sería redonda.

Y así, por fin, llego al apartado estrella de todo este rollo de texto: mi lectura del año, que en este caso son dos: “Cualquier otro día” de Dennis Lehane (sí, otro autor que se pasó recientemente por ese festival alejado de la cultura y entregado a la chusma que responde a las siglas SN), y “Warlock” de Oakley Hall.

Ambas comparten algunas características interesantes: son dos tochos considerables (con cualquiera de ellas podrías matar a una persona si se la tirases a la cabeza con la pericia y fuerza adecuada); son obras corales plagadas de personajes poliédricos, lejos de maniqueísmos facilones, que evolucionan con la trama; las dos recrean retratos veraces y honestos de dos momentos históricos (El Oeste americano a finales del S.XIX y el Boston del primer tercio del S.XX) que ponen en tela de juicio los orígenes de la sociedad norteamericana y la naturaleza de su órganos de poder y autoridad, así como critican el feroz racismo penosamente característico en Estados Unidos, y el rechazo casi patológico que los yanquis sienten por cualquier tipo de iniciativa asociativa y reivindicativa del proletariado.

Podría cometer la torpeza de intentar resumir sus argumentos o de extenderme en las maravillosas sensaciones que me produjeron. Pero no voy a hacerlo. Solo os recomiendo leerlos. Nada más (y nada menos).

5 comentarios:

Pinord dijo...

Vaya currada de post. Muy bueno.

De los libros que aparecen me apunto la mayoría, empezando por el de Lehane. Todavía no he leído nada de él pero el otro día vi Shutter Island y me pareció muy buena. Supongo que el libro estará a la altura o superará (aunque no se trate del que hablas claro).

Tengo pendientes los últimos de Hornby y de Houllebecq, además de "El poder del Perro" y uno que pillé de Ellroy en Magazin por 5 pavos en tapa dura, el asesino de la carretera creo que se llama. Yo creo que con esos y alguno más cubro 2012.

A ver si escribes más que siempre es un placer pasar por aquí.

Saludos desde la zona de simios.

Papá Pingüino dijo...

Deja a un lado todo lo que tengas que hacer (incluso respirar) y ponte YA con "El poder del perro". Vas flipar.

Ellroy es un puto chiflado que escribe como hablan sus personajes, a balazos. Lehane es,sin duda, uno de los grandes de la novela negra actual (pese a que "Cualquier otro día" no se puede calificar como tal). Y de Hornby qué vamos a decir...

PD: Sí, tengo que retomar el blog que lo tenía un poco abandonado.Pero parece que ultimamente me he reencontrado con las musas.

pvalshow dijo...

Hola qué tal?
he visto tu blog en 20 minutos!

podrías votar mi blog si te gusta en la URL

http://lablogoteca.20minutos.es/el-blog-de-fotografiamoda-y-estilo-de-pvalshow-27924/0/

Felices fiestas!

www.pvalshow.com

Anónimo dijo...

Muy bueno, me gusta especialmente el apartado estrella. Leería Warlock, si pudiera levantarlo :P
A.

PONS Idiomas dijo...

Hola, quizás os interese saber que tenemos una colección que incluye el relato 'NippleJesus' de Nick Hornby en versión original conjuntamente con el relato 'Strangers When We Meet' de Hanif Kureishi.

El formato de esta colección es innovador porque permite leer directamente la obra en inglés sin necesidad de usar el diccionario al integrarse un glosario en cada página.

Tenéis más info de este relato y de la colección Read&Listen en http://www.ponsidiomas.com/catalogo/nick-hornby---hanif-kureishi.html